eliminar-pensamientos-negativos

Cómo eliminar pensamientos negativos

En el libro del escritor Pablo Coelho que ha recibido el nombre de «Reflexiones» se menciona la Ley de Murphy. Esta ley, a grandes rasgos se basa en la siguiente premisa: «Si algo puede salir mal, saldrá mal». Esta frase, que denota una actitud pesimista, sería aplicable a todo tipo de situaciones, desde las más banales de la vida cotidiana hasta otras más trascendentes.

En el ámbito clínico, las ideas negativas de la depresión parecen seguir el espíritu de esta ley. Fue el Dr. Aaron Beck quien identificó el patrón de pensamiento de la depresión: una visión negativa de sí mismo («no valgo nada»), del mundo («todo anda mal») y del futuro(«nada cambiará»). A esta perspectiva de la vida se le conoce como «triada cognitiva».

Los pensamientos negativos no sirven para nada

Sin importar el origen de la depresión (ambiental o biológica) el paciente deprimido contemplará la vida bajo esta óptica pesimista. La tarea de la psicoterapia es desmontar esta maquinaria autodestructiva. El proceso suele denominarse ‘reestructuración cognitiva’. Mediante este proceso la ideación negativa es confrontada con la realidad objetiva. El resultado es una visión más realista de sí mismo, del mundo y del futuro.

eliminar-pensamientos-negativos-2

Desde un enfoque preventivo también puede emplearse la «reestructuración cognitiva». Situaciones de estrés como desempleo, divorcio, enfermedad crónica, entre otras, pueden causar niveles de depresión moderados. En estos casos las ideas negativas no son la excepción. Aprender el uso de «preguntas clave» es vital para demostrar la falsedad de las ideas negativas.

Por ejemplo, decirse a sí mismo: ¿Será cierto lo que estoy pensando? ¿Existe alguna evidencia o prueba que demuestre lo contrario? ¿Qué es lo peor que podría pasar en esta situación? ¿Pensar negativamente me ayuda a solucionar el problema? Todas estas preguntas contribuyen a poner las cosas en perspectiva y reducir el malestar emocional.

Sin entrar en discusión sobre lo acertado o no de estas predicciones, cuando las personas tienen un pensamiento catastrófico, sólo pronostican desastres respecto de sí mismas. Sólo anticipan un futuro negro y catastrófico. Se convierten en “profetas” de su propia ruina.

La prevención siempre es mejor que la cura

La definición de pensamientos catastrófico o pensamiento negativo está presente cuando sólo se esperan desastres. La persona se entera o escucha un problema y empieza a decirse “¿Y si estalla la tragedia?” ¿”Y si me sucede a mí?”. Este tipo de pensamiento genera mucha ansiedad. Cualquier suceso es interpretado como señal de que algo terrible pasará. Así un simple dolor en el pecho, por ejemplo, puede ser percibido como señal de un inminente ataque cardíaco.

La mejor manera de sobrellevarlo es detenerse y hacer una evaluación honesta de la situación partiendo de probabilidades o porcentajes. ¿Cuál es el riesgo? Estudiar las probabilidades de que algo malo suceda ayuda a evaluar en forma realista cualquier cosa que pueda angustiarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *