6 Escenas de películas muy famosas que no estaban en el guión

En esta ocasión os traemos un artículo repleto de curiosidades en el que veremos las 6 escenas de películas (la mayoría conocidas por todos) que no estaban en el guión y fueron totalmente improvisadas. Estos momentos míticos de películas no estaban en el guión, pero la improvisación de los protagonistas, del director o la mera casualidad hicieron que pasaran a formar parte de las escenas más recordadas de la historia del cine.

El camarote de los hermanos Marx

Es una de las escenas más recordadas de la historia. Tanto, que hasta ha dado lugar a una frase hecha: esto parece el camarote de los hermanos Marx. Sin embargo, la concentración de semejante cantidad de gente en un espacio tan reducido no estaba prevista. El director empezó a llamar a extras y más extras para poner a prueba la capacidad de improvisación de Groucho. Y claro, Groucho lo bordó.

El espejo de Taxi Driver

Increíble pero cierto. Una de las más repetidas frases del cine nunca fue escrita. El guión de Taxi Driver decía que el personaje de Robert De Niro mantenía una conversación consigo mismo, pero no que tuviera que preguntarse aquello de “¿me estás hablando a mí?”.

El disparo de Indiana Jones

La idea original era que Indiana y su enemigo vestido de negro protagonizarán un duelo de espadas, pero dicen que Harrison Ford estaba tan cansado de la escenas de acción y del calor que lo solucionó por la vía rápida. Un disparo y a otra cosa.

Disparo-Indiana-Jones-74497

El estuche de Pretty Woman

Que Richard Gere cerrara el estuche del collar por sorpresa no estaba en el guión de Pretty Woman y, por supuesto, la reacción de Julia Roberts tampoco. La escena quedó tan natural que al final la incorporaron al montaje definitivo.

El gato de El Padrino

Seguro que lo recuerdas. Don Vito acaricia al minino mientras escucha las quejas de un padre que pide venganza. Existen dos versiones sobre cómo llegó el gato al regazo de Marlon Brando. Una asegura que se lo puso el director justo antes de comenzar a rodar. Otra, que el actor se lo encontró pululando por allí y decidió incorporarlo a la escena.

El ruido de Hannibal Lecter

Es uno de los sonidos más inquietantes que ha dado el cine. Hannibal Lecter le describe a Clarice Starling aquella cena a base de hígado y un buen Chianti. Anthony Hopkins estaba tan metido en el papel que se dejó llevar e improvisó ese ruido inolvidable.

¿Cómo te has quedado después de ver y conocer esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *