nueva-galaxia-arroja-luz-teoria-big-bang-2

Nueva galaxia arroja luz sobre la teoría del Big-Bang

Un equipo de investigadores de la Universidad de Indiana, Bloomington, han descubierto una nueva galaxia de color azul pálido situada en la constelación de Leo Miror, a 30 millones de años luz que contiene el nivel más bajo de metales observado hasta ahora en un cuerpo celeste.

Oficialmente el nombre de la galaxia es AGC 198 691, pero ha sido apodada “Pequeño León” y podría aportar nueva y valiosa información sobre la teoría del nacimiento del Universo, según el estudio publicado en la revista “Astrophysical Journal “el pasado 13 de mayo.

“Pequeño León” es una galaxia enana considerada miembro del “universo local”, región dentro de aproximadamente mil millones de años luz de la Tierra que contiene millones de galaxias, de las cuales se han catalogado sólo un pequeño porcentaje.

nueva-galaxia-arroja-luz-teoria-big-bang

Encontrar una galaxia pobre en metales puede ser determinante a la hora de constituir una prueba cuantitativa sobre el Big-Bang

La cantidad de metales que posee “Pequeño León” se estima en un 29 por ciento más baja que la que hasta el momento se consideraba la galaxia con menor abundancia de metal, descubierta en 2005. Esto supone un hecho importante ya que, según palabras del profesor John J. Salzer:

La búsqueda de la galaxia más pobre en metales es emocionante debido a que podría ayudar a constituir una prueba cuantitativa del Big-Bang. Hay relativamente pocas maneras de explorar las condiciones del nacimiento del universo, pero las galaxias con bajo contenido en metales se encuentran entre las más prometedoras “.

Esto se debe a que el modelo actual aceptado del origen del universo hace predicciones claras acerca de la cantidad de helio e hidrógeno presente durante la explosión inicial, y la relación que existe en entre estos elementos en las galaxias pobres en metales proporciona una prueba directa del modelo.

Espectrógrafos de dos telescopios fueron usados para estas observaciones desde Arizona, EE. UU

La abundancia de elementos de una galaxia es estimada en base a observaciones espectroscópicas que captan ondas de luz emitidas por estos sistemas. Esto permite a los científicos ver la luz de una manera similar al arco iris que se crea cuando un prisma dispersa la luz del sol.

nueva-galaxia-arroja-luz-teoria-big-bang-3

Las observaciones fueron realizadas por los espectrógrafos de dos telescopios de Arizona, uno de espejo múltiple situado en el Monte Hopkin y el Mayall, en Kitt Peak, pero el equipo continuará estudiando la galaxia utilizando instrumentos más potentes como el telescopio espacial Hubble. Según Salzer: ” Las galaxias pobres en metal son extremadamente raras, por lo que queremos aprender todo lo que podamos“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *